Columna: Las posibilidades de inversión en el yen